Investigadores franceses controlan a la lubina

By

Lindsey Partos, SeafoodSource contributing editor, reporting from Paris

Published on
September 12, 2010

Con el tema de la sostenibilidad sobresaliendo en todos los debates europeos sobre las reservas pesqueras, un grupo de científicos franceses está colocando etiquetas electrónicas en las lubinas en un intento de comprender mejor los patrones migratorios.

Los investigadores de la agencia estatal Ifremer son los responsables de evaluar los niveles de las reservas y de trabajar con la Unión Europea. Sin embargo, según los científicos de la agencia, hay un “déficit de conocimientos” sobre la lubina; en concreto, sobre la estructura de sus poblaciones.

“El objetivo de nuestra nueva investigación consiste en obtener información sobre el comportamiento que nos permita comprender mejor la migración de las especies y los intercambios entre las poblaciones”, manifestó la agencia la semana pasada.

En colaboración con el parque marítimo nacional de Iroise, los científicos han colocado una etiqueta electrónica en el estómago de aproximadamente 100 lubinas. Este artilugio electrónico permite a los investigadores registrar, en tiempo real, la temperatura y profundidad del agua, y en particular el movimiento entre el Canal de la Mancha y el Golfo de Vizcaya.

Los pescadores y los mayoristas pueden detectar fácilmente a los peces que están etiquetados, porque éstos llevan además una etiqueta roja de 1 cm de longitud en la aleta dorsal.

Ifremer e Iroise han pedido a los profesionales del sector del marisco, desde los pescadores hasta el personal de las lonjas, que colaboren con el proyecto, llevando todos los peces capturados y marcados a los laboratorios de los científicos. Por cada lubina entera que se devuelva a los investigadores con las etiquetas externa y abdominal en su sitio, los pescadores recibirán 100 euros y la posibilidad de ganar otros 1.000.

“Para recabar la información que necesitamos en el laboratorio, el pescado debe estar fresco o congelado, sin eviscerar, y además hemos de contar con todos los detalles sobre su captura: la fecha, la posición geográfica y el motor de pesca”, afirmaron los científicos, quienes hicieron hincapié en que la recuperación de las lubinas para el experimento depende verdaderamente de los participantes en el sector pesquero.

Los datos proporcionados por la agencia estatal francesa FranceAgiMer sugieren que el mercado de la lubina fresca en Francia lleva estabilizado los últimos cinco años. En 2008, los franceses consumieron 4.685 toneladas de lubina fresca, comparadas con las 4.830 de 2005. En comparación, en 2008 los franceses ingirieron un total de 138.116 de toneladas de pescado fresco, de las que el salmón representa la parte del león (27.968 toneladas).

Todos los artículos del entorno y sostenibilidad >

Want seafood news sent to your inbox?

You may unsubscribe from our mailing list at any time. Diversified Communications | 121 Free Street, Portland, ME 04101 | +1 207-842-5500